Recomendaciones para extremar los recaudos, la fiscalización y el cumplimiento de los protocolos sanitarios en las instituciones de personas mayores.

Recomendaciones para extremar los recaudos, la fiscalización y el cumplimiento de los protocolos sanitarios en las instituciones de personas mayores.

El Comité Nacional para la Prevención de la Tortura (CNPT), órgano rector del Sistema Nacional de Prevención de la Tortura emite la Recomendación CNPT 07/20, en virtud de la información que da cuenta sobre nuevos contagios masivos en geriátricos, residencias, hogares e instituciones que alojan personas mayores; y hace un llamado a las autoridades con responsabilidad sobre dichos establecimientos a instar con el mayor énfasis el cumplimiento de los protocolos sanitarios, garantizar la provisión de los insumos de salubridad, y fiscalizar activamente el cumplimiento de las directivas y recomendaciones efectuadas por las autoridades sanitarias para evitar el contagio de COVID-19.

De acuerdo con el monitoreo que viene realizando el CNPT, desde la detección del caso cero en Argentina hasta el día 01/06/2020, se registraron 21 instituciones de 5 jurisdicciones en las que se confirmaron 205 casos positivos entre residentes. Asimismo, la Ciudad de Buenos Aires registró el 41% (83) de los casos. Al Comité le preocupa especialmente la situación en instituciones para personas mayores que no poseen habilitación, que, según estimaciones de expertos, serían alrededor de mil.

El Comité destaca como una guía de gran valor a las “Recomendaciones de la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría para el manejo de personas que viven en residencias de larga estancia sobre COVID-19” que posee especificaciones muy concretas sobre la organización del cuidado dentro de las instituciones ante la pandemia. A su vez, el Comité desea resaltar especialmente una serie de medidas recomendadas por el PAMI en relación a residencias de larga estadía:

  • Prohibición de ingreso y el egreso a toda persona que no trabaje en la residencia;
  • Generación de circuitos diferenciales de ingresos y circulación del personal y de residentes.
  • La implementación de un triage (dispositivo de control constituido por personal que realice un breve interrogatorio sobre síntomas respiratorios, contacto con caso de COVID-19 o viaje y/o residencia en zona de circulación viral, idealmente asociado con medición de temperatura corporal) de ingreso en cada puerta de entrada.
  • Tomar de temperatura corporal a los ingresantes con termómetros infrarrojos: de no contar con uno de este tipo se puede utilizar cualquier otro.
  • Asignar al personal de cuidado y/o de enfermería un grupo determinado de residentes, para poder hacer un seguimiento diario de la salud y registrar la evolución. Esta medida es fundamental ya que ese personal a cargo será el contacto estrecho en caso de que se presente una sospecha o confirmación de COVID-19. 24.
  • Evitar la rotación del personal asignado para la atención directa de las personas mayores, reduciendo así el riesgo de trasmisión cruzada en el caso de una sospecha de COVID-19 y ayudar a la trazabilidad epidemiológica.
  • En caso, de sintomatología respiratoria o fiebre, contacto estrecho con caso probable o confirmado de COVID-19 de una persona trabajadora de la institución se sugiere la colocación de barbijo quirúrgico, el lavado de manos con soluciones hidroalcohólicas y la consulta al servicio de medicina que le corresponda en su domicilio. Si no fuese posible el retiro a su domicilio, se recomienda el aislamiento preventivo en un cuarto seleccionado previamente y llamar al servicio de ambulancias local para su traslado y posterior evaluación.
  • En caso de detección positiva, se deberá realizar la evaluación del paciente y, si cumple con los criterios de caso sospechoso, se derivará al servicio de emergencia del segundo nivel donde la persona cápita a la brevedad. Mientras espera la derivación, que el paciente debe permanecer en aislamiento individual, es importante contar con un espacio donde potencialmente pueda realizarse el aislamiento hasta la derivación.

A su vez, dichas medidas también deben ser tomadas procurando propiciar un entorno de respeto a los derechos, evitando el aislamiento a través del mantenimiento del contacto por otros medios, la promoción de actividades grupales, dando seguimiento individual a los cambios conductuales generados a partir del estrés inherente a la situación global, tomando en cuenta en especial la situación de las personas con deterioro cognitivo, enfermedad de Alzheimer, demencias y otros deterioros, y manteniendo la información actualizada sobre las variables epidemiológicas y las recomendaciones de las autoridades de salud. Más allá de la necesidad de brindar adecuado cumplimiento a las medidas aquí enunciadas, el Comité considera necesario enfatizar que es fundamental también seguir los restantes lineamientos elaborados por el Instituto.

Por ello, el Comité recomienda:

1)  A las autoridades sanitarias nacionales y provinciales (ministerios y secretarías de salud, direcciones de fiscalización sanitaria) que insten a extremar los recaudos para el cumplimiento de los protocolos sanitarios aquí mencionados y aquellos que se adopten en un futuro, para la prevención de la expansión de COVID-19.

2)        A las áreas especializadas con competencia sobre los establecimientos de personas mayores (Secretarías de adultos mayores, direcciones de tercera edad) dependientes de los gobiernos provinciales y municipales, quienes poseen una mayor cercanía a los establecimientos, que incrementen las acciones de fiscalización y control sobre las condiciones de habitabilidad de los establecimientos.

PODES ACCEDER AL DOCUMENTO COMPLETO HACIENDO CLICK EN ESTE LINK