A un año de la masacre en Esteban Echeverría

A un año de la masacre en Esteban Echeverría

A un año de la masacre en Esteban Echeverría

El día 15 de noviembre de 2018 a las 3.30 hs se incendiaba la Comisaría 3era de Esteban Echeverría cobrándose la vida de 10 personas privadas de la libertad que esperaban una respuesta del proceso penal.

Las víctimas de este suceso fatal se llamaban Fernando Martín Arguello, Jeremías Rodríguez, Jorge Ramírez, Eduardo Ocampo, Juan Lavarda, Juan Carlos Fernández, Walter Barrios, Elías Soto, Miguel Ángel Sánchez y Carlos Ariel Corvera.

Al momento del hecho la comisaria se encontraba clausurada, sin estar en condiciones de ser habitada por ningún privado de la libertad, sin embargo, el Gobierno de la provincia de Buenos Aires y, en particular, su Ministerio de Seguridad decidió desconocer las órdenes de los jueces y alojar detenidos en esa comisaría. Asimismo vale aclarar que 27 personas se encontraban detenidas en esta comisaria clausurada que en condiciones normales, antes de su clausura, solo admitía un cupo de 10.

Pese a esta tragedia las autoridades provinciales siguen sin dar respuesta efectiva en cuanto a infraestructura para mejorar las condiciones de detención ya sea en comisarías como en alcaldías. Del informe sobre comisarías de la Provincia de Buenos Aires realizado por el CNPT¹ surge que más de 921 personas siguen detenidas en dependencias que tienen clausura judicial.

Acompañamos el pedido de los sobrevivientes y familiares de las víctimas que aún siguen esperando una respuesta efectiva a lo sucedido y exhortamos al estado a que garantice que las personas privadas de su libertad posean condiciones mínimas de alojamiento en sus detenciones.

El Comité Nacional para la Prevención de la Tortura manifiesta, una vez más, que la detención de personas en Comisarías de provincia de Buenos Aires representa, ayer y hoy, una situación grave y estructural de violencia de los derechos humanos que provoca múltiples y previsibles situaciones de tratos crueles, inhumanos y degradantes con riesgos ciertos para la vida e integridad física de las personas allí privadas de su libertad.